El tomillo


Origen
El tomillo oficinal o el tomillo común (Thymus vulgaris) proviene principalmente del borde mediterráneo. En el antiguo Egipto, ya se usaba como ungüento para embalsamamiento y quemado como purificador de aire en los templos y durante las epidemias. Su nombre proviene del latín "thymus" que significa "perfume".


Información general
Esta hierba, que se conoce también como "tomello" o "tremoncillo", tiene alrededor de 300 especies, silvestres y/o cultivadas, de las cuales unos quince se cultivan en nuestras regiones. Crece espontáneamente en los macizos pedregosos. Planta perenne, pero también ornamental y muy melífero, se utiliza tanto como condimento como en infusión. Es popular no sólo por sus hojas, que se pueden usar secas o frescas, sino también por sus flores de rico aroma. Su vida productiva media es de unos 6 años.

Rústico
Riego Bajo
Exposición Soleada
Duración de vida Perenne


Cultivo
Este famoso aromático del sur de Francia se puede multiplicar de varias maneras:
La siembra:
Se realiza en la primavera y se consigue una buena nascencia 2-3 semanas más tarde. Debido a que las semillas necesitan luz para germinar, es importante no cubrirlas mucho. Por otro lado, es importante regar bien con lluvia fina para mantener el sustrato ligeramente húmedo. Las plantas se pueden transplantar de 5 a 6 semanas después de la emergencia (cuando las plantas han alcanzado una altura de 15 cm) dejando 30 cm entre cada planta.
Los esquejes de los tallos:
Es necesario cortar algunas ramas sin flor de 10-15 cm. Luego retirar las hojas de la base del tallo (unos 5 cm) y plantar en un agujero pequeño. Esta técnica es un poco larga. Debe hacerse en verano cuando la planta está floreando. La cosecha comenzará un año después.
La división de mata:
Es muy fácil multiplicar una planta de tomillo. Se hace por la división de mechones, ya sea en verano o primavera.
El acodo:
Esto implica enterrar algunos tallos, los que luego formarán nuevas raíces. Una vez bien desarrolladas estas raíces, se separarán de la planta madre. Se debe hacer durante la primavera.


Ubicación / Exposición
El tomillo no es caprichoso y se adapta bien en casi todos los tipos de suelos, pero odia el exceso de humedad y una tierra muy pesada. Tiene mejor perfume en un suelo ligero, pobre, bien drenado y, por lo tanto, seco: un sustrato mitad tierra / mitad arena, sin abono. Y se sentirá bien a pleno sol todo el día porque ama el calor. Es bueno saber que es muy fácil cultivar tomillo en maceta. Pero es mejor quitar el platillo de la maceta para evitar que las raíces se remojen en el agua.


Manejo
Pequeños gestos simples contribuirán al buen crecimiento del tomillo: Siempre se debe asegurar que este arbusto muy aromático no tenga sus raíces bañándose en agua, ya que se pudren muy fácilmente. ¡El drenaje es muy importante! Excepto en áreas muy secas, no es necesario regar el tomillo. La poda también es muy importante. Debe hacerse en floración (cuando es más oloroso y sabroso) cortando los tallos debajo de las primeras flores, así se aprovecha para darle una linda forma. Secando todas las ramas, habrá tomillo para todo el año. Por otro lado, no se puede podar en otoño o invierno, cuando la planta está en fase de reposo. En primavera, también es bueno quitar las ramas que tienen pocas hojas, así como las ramas muertas.


Cosecha
La cosecha del tomillo se puede hacer durante todo el año, pero es cuando está floreando que es más aromático. Se realiza cortando ramas y secándolas. También es posible congelarlo.


Invernada
Perfectamente rústico, esta hierba fina no teme el frío y no se congela en invierno. Pero teme la humedad del suelo, por lo que en zonas muy frías y/o muy húmedas es posible que no pueda soportar el invierno. Lo mejor es entonces cultivarlo en maceta y ponerlo en un lugar seco.