La albahaca


Origen
En la antigüedad, la albahaca (Ocimum basilicum) fue una planta sagrada para muchos pueblos. Su nombre proviene del griego "basileus", que significa rey. Originario de Asia y sagrado para los Indios, en la actualidad ha conquistado el mundo entero.


Información general
La albahaca es una planta herbácea anual, y existen alrededor de 150 variedades con diferentes sabores (canela, limón, regaliz, jazmín, anís, ...). También se le dice: "Alhábega", "Hierba de los reyes" o "Basílico" entre otros.

Rústico No
Riego Alto
Exposición Pleno sol
Duración de vida Anual


Cultivo
Hay 2 formas de multiplicar la albahaca:
La siembra:
Se tiene que hacer en un lugar cálido entre marzo y mayo. Ya sea directamente en exterior en las regiones mediterráneas (cuando hay más de 20°), o en vivero para luego ser trasplantado tan pronto como el termómetro suba (aproximadamente a fines de mayo). La emergencia se hace en aproximadamente una semana. Pero lo más recomendable es de sembrarlo en su lugar definitivo porque el transplante puede ser difícil. Se pone 4 a 5 semillas por hoyo con un espacio de 20 cm, de este modo las plantas serán más resistentes al viento. La albahaca tambien crece muy bien al interior en macetas (al costado de una ventana o cerca de un radiador en invierno).
Los esquejes:
Debajo de una ramificación, se corta un tallo de aproximadamente 8 cm y se le saca sus hojas para dejar solamente 2-3 hojas en la parte superior. Luego se pone el tallo en un vaso de agua cerca de una ventana. Después de unos días, cuando aparezcan las primeras raíces pequeñas, se puede replantar.


Ubicación / Exposición
A esta hierba aromática le gusta los climas cálidos por lo que no puede soportar temperaturas muy bajas. Por eso es apropiado cultivarla en maceta. Así es posible sacarla en verano y volver a guardarla cuando llegue el frío. Necesita un suelo bien drenado, ligero y rico en nutrientes pero no en exceso. El suelo tiene que tener humus pero también arena. Le gusta mucho el sol y un suelo humedo (cabeza caliente y pies frios), pero no en exceso sino las hojas se marchitan (en caso de sol muy fuerte) o se pudren (si el suelo es demaciado humedo). Tampoco le gusta corrientes de aire.


Manejo
La albahaca debe regarse regularmente pero solo la tierra más no las hojas porque sino se pudren. La tierra debe estar seca antes del siguiente riego. Otro buen consejo es pellizcar los extremos de los tallos de vez en cuando para evitar la aparición de flores y así favorecer la producción de hojas.


Cosecha
La cosecha puede comenzar en primavera, dos meses después de la siembra, pero se hace principalmente en verano. Debe hacerse antes de la aparición de las flores para preservar el aroma. Es posible hacer secar las hojas para conservarlas todo el invierno pero entonces pierden de su aroma.


Invernada
La albahaca siendo muy sensible al frío, se tendrá que ponerla a dentro si se quiere que aguante el invierno.